miércoles, octubre 01, 2008

Mundo exterior, mundo interior. Albert Hofmann


Hofmann encarnó la síntesis, tan inusual en nuestra civilización occidental, entre el científico y el místico.
Decidió ser químico porque quería desentrañar los componentes mínimos de la materia. Consideraba que, en una civilización focalizada en el mundo material, aquella profesión fijaba sus cimientos. Por otro lado, fue un filósofo experimental del espíritu. Campo intrascendente para las ciencias naturales. En este libro Hofmann busca darle coherencia espiritual a una ciencia que, vanidosamente, ha caído en el absurdo de ignorar el sentido de lo que describe.
La química, nos explica, ha llegado a la conclusión de que todo el Universo está compuesto de unos pocos elementos. Eso es algo fascinante, pero inútil para dilucidar la idea que organiza este Universo. Lo compara con alguien que quisiera describir la magnificencia de una catedral enumerando sus piedras, maderas y ladrillos.
En los ensayos de este libro, que no tratan de su descubrimiento más difundido, Hofmann concibe una nueva manera de relacionarse con las ciencias naturales, entendiéndolas no como instrucciones y medios para el saqueo de la naturaleza, sino como revelaciones del plan metafísico de construcción de la creación.
En el primero de estos cinco ensayos aborda la relación entre el mundo exterior y el mundo interior. Con ejemplos traídos de la ciencia, pero sin perder nunca la claridad, Hofmann nos explica que la imagen que tenemos del mundo exterior se encuentra mediatizada por las limitaciones de nuestros sentidos. Nuestros ojos, por ejemplo, sólo captan una mínima fracción del espectro conocido de ondas electromagnéticas. El mundo exterior es el emisor y nuestros sentidos son los receptores. Pero estos receptores captan una parte de la emisión. A dicha parte llamamos realidad. Sin embargo, este dualismo emisor/receptor, una construcción teórica que nos separa del mundo material para posibilitar el trabajo científico, ha hecho olvidar la idea que existe detrás de toda la construcción de esta catedral llamada universo. Esa idea pervive en cada organismo, es la azarosa y compleja distribución de la materia en esa proporción exacta que hace posible la vida. La disolución del ego en el todo, cuando el receptor está abierto a toda la anchura de la banda de recepción, nos conduce a un estado espiritual (que los cristianos llamaban unyo mistica) en el cual se funde el dualismo entre materia e individuo.
Hofmann nos cuenta que de niño, en uno de sus paseos por el bosque, experimentó esa fusión durante algunos minutos, tras la cual permaneció una sensación de pertenencia con el entorno como nunca antes había sentido.
A través de este libro conocemos los pensamientos de un químico que nunca olvidó aquella primera experiencia entre los bosques y a quien la química le regaló un medio para volver a ella.



Mundo exterior mundo interior, Albert Hofmann, La Liebre de Marzo, 1997, 127 págs.

12 comentarios:

Clau dijo...

Porqué nos sera tan interesante lo que pasa en el mundo o en la mente de una persona bajo el efecto de las drogas?
sera verdad todo lo que despues cuentan?

Saludos buen blog.

Clau dijo...

Hola Allan , vi tu post de vuelta en mi blog.
Respecto a lo que me escribiste sobre la clasificacion super , yo conosco las drogas mucho mas desde el lado quimico (soy quimica de profesion), asi que de su sintesis ,de sus compuestos hasta de sus formulas organicas pero dela forma en como los ve la gente o los usos que les dan asi como de divinidad o revelaciones no los conocia bien , solo lo del Peyote que habia escuchado por un amigo bien mistico que tengo que el se comunicaba de esa forma con su maestro el cual le indicaba pasos a seguir en su vida , osea era como su guia espiritual, yo he leido mas asi como los cuentos con o sin droga de León Pascal y de ese tipo he recogido bastantes experiencias de personas cercanas, me parecio muy interesante tu blog y el material ke hay en el.
Saludos
en que parte del mundo estas?

KoNXuRo dijo...

Me gusta tu blog... Lo voy a enlazar en el mio si no te importa. A mi también me interesan estos temas y escribo algo de vez en cuando sobre ellos. Los últimos han sido sobre la saga de Carlos Castaneda, de las "Enseñanzas de don Juan".

Pasaré por aqui más a menudo...

Un saludo desde Cádiz!
KNX

Xavi dijo...

Sinceramente, creo q este blog esta muy bien. Sigue asi!

No actualizas desde el Octubre!! queremos mas articulos!

Enteogénesis dijo...

Perdona Xavi, y a todos los que pasen por aqui... Estare un tiempo afuera del aire... Leyendo sobre el viaje, pero ya volvere...

Emilio dijo...

un blog muy chulo. Lástima q yo ya no pueda tomar drogas.

CISMA dijo...

Excelente blog!!!


Sigue publicando


Saludos

Juanica dijo...

biennn, queremos leer más.!

maynun dijo...

ese libro de hofmann me ha gustado mucho... esta escrito con una sencillez y claridad como para que cualquiera pueda comprenderlo... es altamente recomendable

alfonso dijo...

El relato de Hofman sobre su 'viaje' con la LSD25 y su paseo en bicicleta bajo su influencia 'no tiene desperdicio'. El 'puritanismo cientifico', tal vez uno de los oximoron menos conocidos, es comparable a la caza de brujas que mantuvo en la ignorancia a las sociedades supuestamente avanzadas... Conozco a bastantes ignorantes que se creen mas capaces porque se dan al alcohol, borrachines impenitentes, alcoholicos no anonimos, sin verguenza ni criterio...!Pobres tontos!

Literatura Psicoactiva dijo...

Todos los libros de Albert Hofmann para descargar GRATIS en PDF aquí: http://literaturapsicoactiva.blogspot.com.ar/2012/07/albert-hofmann.html :)

Literatura Psicoactiva dijo...

Todos los libros de Albert Hofmann en PDF en: http://www.literaturapsicoactiva.com/2012/07/albert-hofmann.html